Se han dispuesto estratégicamente los módulos educativos e investigativos para demostrar su interdependencia y se han creado plazas unificadoras para fomentar la conectividad en el campus. La integración armoniosa entre las edificaciones y la naturaleza se logra mediante límites difuso, resaltando así el compromiso ambiental del proyecto. Se agrupan los espacios según sus necesidades bioclimáticas y perceptivas, y se diseñan estructuras elevadas sobre pilotes para preservar la biodiversidad del entorno.
Las aulas están orientadas de Norte a Sur para cumplir con la legislación del DIE, con ajustes para una ubicación óptima. Se agregan conectores en los segundos niveles para espacios dinámicos y conexiones naturales. Se aprovecha la topografía para crear pequeñas plazas con luz natural. La madera se elige por su sostenibilidad y neutralidad en CO2.
Se asegura ventilación y luz natural en todos los espacios, evitando el deslumbramiento. Para evitar humedad, los módulos se elevan. Se emplean marcos rígidos para estabilizar áreas críticas y vigas de dimensiones adecuadas en voladizos. Las columnas son de 40x40 y las vigas de 20x40, con vigas de voladizo de 50x20.
Back to Top